Archivo mensual: enero 2014

10 CONSEJOS PARA ESTUDIANTES

  1. Averigua tu estilo de Aprendizaje. Afortunadamente, no todos aprendemos igual. Algunos aprendemos mejor de forma visual, otros de forma auditiva y otros haciendo y experimentando. Es fácil saber cuál es tu estilo fijándote un poco en lo que haces en tu vida diaria o hablando con alguien que sepa del tema.
  2. Averigua qué te funciona mejor según tu estilo. Por ejemplo, si eres del tipo cinestésico (necesita hacer y experimentar), te será más útil estudiar dándote paseos por la habitación que estando quieto. Si eres auditivo, te será útil recitar los temas, estudiar con otro compañero, etc,…gota
  3. Método. Aunque parezca obvio, tener un método para cualquier cosa, nos permite ganar en eficacia, en tiempo, y en reducir enormemente la energía física y mental que gastamos. Tener un buen método de análisis de la información (lectura, subrayado, esquemas, mapas mentales), va a mejorar nuestra comprensión lectora y favorecer que los contenidos se instalen en la memoria. Lo mejor es que te lo enseñe un experto en la materia.
  4. Aprende un método sencillo de subrayado. Como suele ocurrir, aquí hay variedad de opiniones: con varios colores, con dos, con uno, con rotuladores, fosforitos, bolígrafos, lápices,…..Lo ideal es que cada uno encuentre el estilo que más le conviene. Pero no debemos olvidar que el subrayado sólo debe ser una guía visual de las palabras clave del texto. Como tal, la técnica debería ser lo más sencilla y visual posible. Nuestra recomendación: bolígrafo verde y crear técnicas distintas para distintos tipos de ideas (principales, secundarias, etc,….). Ejemplo: palabras clave principales en un cuadro y secundarias subrayadas con una raya.
  5. Gestión del tiempo. Trucos: exprime el tiempo al máximo. Haz las cosas con el mínimo tiempo posible para concentrar esfuerzos. La agenda se convierte en elemento fundamental en el que detallamos todos nuestros futuros pasos, especificando qué temas vamos a estudiar, cuándo repasar, etc,….Ritmo ideal: estudio media hora y descanso 5 minutos.
  6. Lectura. Con unas sencillas técnicas de lectura rápida se consiguen varias cosas: leer más rápido, comprender mejor, y en consecuencia, ir cogiéndole gusto a la lectura. Esto puede marcar toda la diferencia.
  7. Memoria. No es cuestión de tener mejor o peor memoria. Se trata de conocer unas técnicas que, si se aprenden y usan correctamente, puedo funcionar como un superordenador sin darme cuenta.
  8. Atención y concentración. Aquí también podemos aprender sencillos ejercicios para mejorarlas, así como para relajarnos y afrontar el stress ante los estudios y los exámenes. Los orientales tienen una sencilla técnica que consiste en mirar fijamente una vela durante unos minutos.
  9. Trabaja tus creencias. A veces nosotros mismos somos nuestro peor enemigo. Detectar y trabajar los pensamientos negativos que a veces tenemos (“no valgo”, “tengo que ser el mejor”, “no merezco el éxito”, etc,……) puede marcar un antes y un después en nuestra vida, librándonos de una fuerte carga de ansiedad.
  10. Sé tu propio juez. Superar esas creencias limitantes, debería llevarte en definitiva a ser tú el el juez y el promotor de tu propia vida y de tus decisiones. Deja de compararte con otros y de ser víctima de las expectativas que los demás ponen sobre ti, sean buenas o malas.

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

ECONOMÍA EN VIÑETAS

Este último año me he llevado 3 grandes sorpresas en cuanto a libros de formación y/o divulgación se refiere. Aficionado, incluso adicto, como soy, a perderme entre libros, suelo pasar al menos una tarde al mes buceando en las estanterías de alguna gran librería. Esto me permite, por supuesto, estar al día de lo que se va cociendo, pero también me sirve para resetear mi cabeza, pensar en nuevas ideas de negocio o, simplemente, obtener información para mis proyectos actuales o cursos a impartir.

Este último año, por diversos motivos, me he interesado especialmente por la economía. En la búsqueda de materiales de esta disciplina, me he llevado una grata sorpresa. Sorpresa porque las tres obras que voy a comentar están realizadas mediante el lenguaje del comic. Este hecho convierte lo que normalmente es una materia dura y farragosa, en una lectura apasionante.

Los dos primeros volúmenes que comento pertenecen a la misma colección: “Introdmacroucción a la Macroeconomía en viñetas” e “Introducción a la Microeconomía en viñetas”. Vienen firmados por Grady Klein y Yoram Bauman, éste último definido como el único “econohumorista del mundo”. A lo largo de los dos libros, nos ofrece una explicación clara y divertidísima de temas como el paro, la inflación, las recesiones, los impuestos,….y otros más avanzados como la teoría de juegos, subastas, interacciones de mercado, etc,…Lo maravilloso de estos comics es que demuestra algo que llevo años defendiendo y que a buen seguro se desarrollará de forma increíble en el futuro: el potencial del comic como método de formación o como libro de texto. Las ventajas son evidentes: el lenguaje del comic permite mostrar cualquier cosa de la forma más sencilla posible al combinar palabra e imagen estática. Esto crea un forma de expresión con posibilidades que no se dan en ningún otro medio (ni siquiera el cine).

Recomendable tanto para el público general como para estudiantes de economía, nos ayuda a entender por qué el mundo funciona como funciona. Se echa de menos, eso sí, una visión más crítica en algunos temas. El tono general es quizá demasiado políticamente correcto.

economix Todo lo contrario del siguiente libro que recomiendo con fervor: ECONOMIX. En la portada reza una frase de Risto Mejide: “Compra este libro y entenderás por qué compras todo lo demás”. Lo que hacen sus autores en este magnífico libro, es un recorrido histórico desde los tiempos del mercantilismo hasta los tiempos actuales. En definitiva, nos permite entender de manera amena y sencilla por qué hemos llegado a la complicada situación actual. Pero aquí la visión sí es mucho más ácida, crítica e incluso polémica. Tiene algunos pasajes impresionantes, como cuando explica la aparición de la televisión y otros medios de comunicación, como un medio de adormecimiento de la población. O como cuando cuenta la parte no tan conocida del pensamiento de Adam Smith (no tan liberal como nos venden).

Estas obras constituyen grandes propuestas editoriales, que siguen explorando el camino de utilizar nuevos medios de expresión para la formación y/o divulgación.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized