Archivo mensual: marzo 2014

MAPAS CONCEPTUALES Y MAPAS MENTALES

En vista de la proximidad de los cursos de Semana Santa, os adelanto algunas de las herramientas que veremos para que podáis ir abriendo boca o investigando solbre ellas.

Se trata de dos herramientas visuales que sirven para trabajar con los conceptos esenciales de aquello sobre los que estemos trabajando. A pesar de su similitud son dos herramientas claramente diferenciadas y con propósitos distintos. Muchos alumnos (e incluso porfesores o autores) suelen fomentar la confusión sobre ambos términos refiriéndose a los mapas mentales cuando en realidad están hablando de conceptuales, y viceversa.

Comencemos por los Mapas Mentales: herramienta ésta ampliamente desarrollada por Tony Buzan (también uno de los gurús de la lectura rápida). Consisten en la representación gráfica del conocimiento. Mediante esta técnica lo que se busca en que en vez de tomar notas o apuntes de nuestras diferentes expresiones mentales, se plasmen estas en forma gráfica. Facilitan la ordenación y estructuración del pensamiento, por medio de la jerarquización y categorización.

Si nuestro propio cerebro es una máquina de asociaciones ramificadas, los mapas mentales responden a esta manera de entender la realidad, que es la nuestra, la de nuestra mente. El mapa mental condesa la información y la organiza de forma visual. ¿Cómo lo hace? Pues irradiando ideas clave a partir de un tema o idea central, semejante a las ramas que salen de un tronco. La habilidad principal para su elaboración consistirá en simplificar estas ideas claves a una sola palabra siempre que sea posible.

Nuestro cerebro trabaja por asociación y de forma no lineal, sino circular. Además, trabaja con colores, símbolos e imágenes. Por lo que el mapa mental responde a estas necesidades.

Hay varias formas de hacerlos que requerirían distintas estrategias y explicaciones. Aquí os dejo un ejemplo:

Gran-Mapa-Mental-de-El-Arte-de-la-Memoria.org_

Utilidades de los mapas mentales:

–        Para el estudio.

–        Planificación de actividades.

–        Tomar apuntes.

–        Confeccionar una presentación.

–        Dirigir reuniones.

–        Explicar temas en la pizarra.

–        Planificar y organizar proyectos.

–        Analizar un problema. Tomar decisiones.

Los Mapas Conceptuales, en cambio, son un instrumento de aprendizaje fundamentado en las relaciones significativas que existen entre los conceptos. Aquí no se trata tanto de representar visualmente el conocimiento como de entender las relaciones y jerarquías entre conceptos. Nos ayuda a tener una mejor comprensión lectora.

Están formados por:

–        Conceptos: expresiones de ideas mediante palabras. Se suelen representar dentro de un cuadro o una elipse.

–        Palabras-enlace o conectores: unen los conceptos indicando la relación que existe entre ellos.

–        Proposiciones: son las formadas por la unión entre conceptos y conectores.

Los mapas conceptuales conducen nuestra atención hacia lo importante y permiten aclarar y jerarquizar conceptos, potenciando la comprensión total del texto.

Aprender a elaborarlos no suele ser tarea fácil, pero en cuanto se les coge el truquillo constituyen una herramienta de comprensión y memorización fundamental. Funcionan también a modo de esquema de lo estudiado. Hace el estudio más activo y aumenta la concentración y la motivación.

Ejemplo sencillo de mapa conceptual:

Freemind_html_m15192dc5

 

Anuncios

14 comentarios

Archivado bajo Uncategorized